Crema Catalana

Crema Catalana con ingredientes frescos

¿Has probado alguna vez la crema catalana? Esta crema tiene su origen en Cataluña, España  y también es conocida con el nombre San Joseph. Es una preparación dulce, tradicional que forma parte del acervo gastronómico de este hermoso país. Esta crema también se conoce como crema quemada y es un postre realmente representativo para los nativos de estas regiones. 

Crema Catalana
Crema Catalana

¿Cómo nació este postre?

Pues su origen es muy curioso. En el siglo XVIII un obispo estaba de visita en un convento catalán y las monjas quisieron brindarle atención obsequiando como postre un flan, pero les quedó muy líquido. Debido a esto, comenzaron a aplicarle al flan diferentes toques y al final le añadieron azúcar quemado.

Al ofrecerle el postre al obispo, resulta que el azúcar aún estaba caliente y al este probarlo exclamó «crema», lo que significa en catalán «Quema» y de allí su nombre y en Cataluña se le acostumbra llamar solamente crema, no «crema catalana» como se le conoce en el resto del país. 

Esta crema es un delicioso postre que se puede comer a cualquier hora del día. Es un deleite a los sentidos, ya que tiene un olor, un sabor y una textura que son difíciles de igualar. Una vez que se prueba una crema catalana, es muy difícil olvidarla. 

Receta Original de la Crema Catalana

Crema Catalana

Como mencionamos anteriormente esta crema es uno de los postres más típicos y populares de la gastronomía de Cataluña. Además es tan popular, que en la actualidad se ha extendido por todo el país y otras regiones del mundo. Por lo tanto, no es difícil conseguir diferentes versiones de su preparación por casi todo el planeta. 

Este exquisito postre se basa en una crema de leche que es más fina que la acostumbrada y la cual se cubre con azúcar quemado que es el que le aporta el característico toque crujiente y dulce. Aunque hoy en día encontramos muchas versiones de su receta te vamos a compartir la forma original, tradicional de prepararla, la verdadera, la de toda la vida, para que así puedas disfrutar de todo su exquisito sabor cada vez que quieras. 

De tal manera que, los ingredientes básicos, principales y que siempre tienen que estar presentes en su preparación son: leche, huevos, fécula de maíz y azúcar. Sin embargo, el resto de los ingredientes, tales  como el limón, la naranja o la esencia de vainilla son adicionales, ya que solamente se usan para darle sabor. 

Cabe destacar que aparte de los ingredientes hay otra clave que debes tomar en cuenta al momento de preparar una buena crema catalana y es el punto de la cocción.

Elaboración de la Crema Catalana

Tanto la receta como la elaboración son muy sencillas y la única dificultad está en conseguir un soplete para darle el toque crujiente del final.

Por otra parte los ingredientes son muy básicos, fáciles de obtener y para elaborarla no se lleva mucho tiempo. En caso de que seas amante del dulce sigue los pasos de elaboración de esta receta de la crema catalana y quedarás fascinado con el resultado.

  • En primer lugar, debes diluir la fécula de maíz en un vaso pequeño de leche y lo reservas.
  • Luego, en un bol, batir el azúcar junto con las yemas de los huevos, apartando las claras, con la ayuda de una varilla hasta llegar a formar una pasta cremosa.
  • Seguidamente, en una cacerola, pones a calentar la leche y al comenzar a hervir le bajamos el fuego y la dejas reposar unos 5 minutos. Después de esos minutos le añades la maicena a la mezcla que acabas de realizar. 
  • Sigues revolviendo continuamente con una varilla para que no se lleguen a formar grumos y a la vez cuidando de que no llegue a hervir. Cuando comience a espesar la retiras del fuego y sigues moviéndola un minuto más. No te preocupes y no pasa nada si la crema queda un poco líquida, ya que al enfriarse se espesa.
  • Luego, vacías la mezcla en envases individuales. Generalmente, se utilizan de barro, pero puedes utilizar cualquier material para servir. Después rocías una capa de azúcar por encima y lo metes en la nevera para que se enfríe.
  • Y por último, al momento de servir la crema catalana, busca un soplete de cocina y  quemas la superficie. Así que ya tienes tu delicioso postre, listo para degustar.

Esta crema incluso se puede usar para rellenar ensaimadas u otro tipo de bollería o pastelería. Cuando no se usa como relleno se le da un toque final bastante especial: se espolvorea la superficie con azúcar blanca y se quema con una pala de hierro o un soplete. 

Para finalizar, la crema catalana se sirve en cazuelas de barro, esto de forma tradicional, aunque también puede servirse en distintos platos de postre. En la cultura popular se trataba de postres caseros que se comían los domingos y días de fiesta.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *