Cómo saber si un huevo está malo

Cómo saber si un huevo está malo

A cuántos de ustedes no les ha pasado, que tienen todo el arsenal listo para realizar un exquisito flan: receta en mano, mandil al cuello, ingredientes en la mesa; se remangan la camisa y echan andar toda su creatividad para comenzar a realizar la mezcla, colocan un huevo, luego otro y de repente ¡Zas¡, aparece un olor desagradable que termina arruinando nuestra preparación por completo, ¡Pero Cómo saber si un huevo está malo!

Toda una tragedia que pudo haberse evitado, si le hubiésemos hecho caso a nuestra abuela cuando nos decía, que cascáramos un huevo a la vez en una tacita de café para evitar a tiempo si venía algún huevo malo.

Lo cierto es que, aparte de ese sabio y práctico consejo de la abuela, contamos actualmente con múltiples formas para lograr identificar si alguno de los huevos empacados en las compras, viene con malas intenciones de querer colarse en nuestra cocina para causar caos y destrucción.

Cómo saber si un huevo está malo
Cómo saber si un huevo está malo

Recordemos que, los huevos son un ingrediente imprescindible en nuestras neveras y en muchas preparaciones; saber a ciencia cierta la fecha de producción o si son frescos o no, puede resultar un tanto complicado en comparación con otros alimentos que podemos verificar a simple vista.

Esa caja hermética que son los huevos, requiere ser descifrada con algunos trucos sencillos para saber su edad y su estado real.; así que prepárate y toma nota de estos brillantes pasos, para reconocer si un huevo está malo al instante.

Pasos para Cómo saber si un huevo está malo

Huele el huevo: Cuando vamos al supermercado, encontramos algunas veces los huevos en empaque transparentes y que a simple vista parece todo normal; como tampoco somos expertos en cómo debe ser un huevo bueno, los llevamos a casa con total confianza sin saber lo que tenemos en las manos.

Aquí simplemente usaremos el sentido del olfato. Sabemos que hay olfatos más entrenados que otros para saber cuándo un alimento está malo, pero en el caso del huevo no hace falta ser un catador profesional:  ese olor a azufre lo va a delatar.

Realiza un experimento casero:  Si crees que tu olfato falló, es bueno saber que, en muchos casos, no todos los huevos desprenden olor y por fuera tienen esa apariencia saludable que no nos permite ver lo que trae por dentro. Para saberlo, basta con preparar un vaso con agua, colocar el huevo en él y si flota inmediatamente, significa que está malo; si por el contrario se hunde, entonces no tiene problema alguno.

Oye al huevo: Si crees tener un excelente oído musical, tal vez seas un virtuoso para escuchar los huevos. Sólo toma el huevo, acércalo a tu oído y agítalo. Si escuchas como si estuviese salpicando, es una mala señal: el contenido está estropeado.

Verifica que posición toma: Esta forma es un poco más compleja para saber la edad del huevo. Consiste en colocar el huevo dentro de una olla; si notas que se va al fondo y queda en posición horizontal es que es totalmente fresco, pero si flota ligeramente de forma vertical, es un huevo que está pasado de tiempo.

Examina el huevo a través de la luz: Aquí el asunto se torna un poco más serio, ya que, si encuentras la cáscara rota del huevo, es posible que su interior esté contaminado. La grieta por muy pequeña que sea, propicia el ingreso de microorganismos que activan el proceso de descomposición.

Para asegurarte de ello, coloca el huevo a trasluz y agítalo de forma circular. En la rotación puedes ver si la yema se mantiene en el centro y también como la clara ocupa la totalidad del cascarón. Cuando el huevo está malo, todo el interior se ve turbio al acercarlo a la luz.

Cascar el huevo: Si no sientes mucha confianza de los pasos anteriores y las dudas aún te embargan, pues ya no existe otro modo de saber si el huevo está bueno, más que abrirlo y examinar el interior.

El aspecto de un huevo en excelentes condiciones es: una clara de textura gelatinosa, sin ningún tipo de manchas o impurezas y la yema va a tener un color amarillo uniforme. Al colocarlos en un recipiente o al cocinarlos tanto la clara como la yema se mantendrán firmes sin expandirse demasiado.

Por último, para determinar si un huevo está malo, es esencial olerlo. Si es muy evidente el mal olor, indudablemente está podrido y no es apto para su consumo.

Cómo saber si un huevo tiene pollito

Cómo saber si un huevo está malo

Cuántas veces nos hemos preguntado qué haríamos si en nuestra caja de huevos viene un pollito a punto de nacer o qué le pasaría si lo abrimos antes de tiempo. Antes de llevarnos esa agridulce sorpresa podemos utilizar el paso anterior de examinar el huevo a través de la luz.

Un huevo que no ha sido fecundado se va a iluminar de manera uniforme, mientras que, en el huevo fertilizado, el embrión de pollo será perfectamente visible; así que apártalo y convierte en mamá gallina para intentar que nazca.

Qué pasa si te comes un huevo que flota

En general consumir un huevo en mal estado puede ser extremadamente dañino para la salud. Al ingerir un huevo dañado, se corre el riesgo de contraer salmonela, que es una bacteria que está presente en los alimentos que se han descompuesto y se multiplica con facilidad si cuenta con las condiciones favorables de humedad.

Si llegas a contraer esta bacteria, en pocas horas sentirás síntomas como dolores e infección estomacal. Por otro lado, si aparentemente no la contraes, igualmente puedes presentar un fuerte cuadro de malestar estomacal, acompañado de vómitos, pero que no duran más de las 24 horas.

Ten presente que los ancianos, los bebés y los niños son los más propensos a contraer una salmonelosis grave, ya que su sistema inmunológico no es tan fuerte como antes o aún no se ha desarrollado por completo.

En cualquier caso, ante la mínima sospecha de haber ingerido un huevo malo se recomienda ir al servicio médico lo antes posible.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *